¿Por qué abusar de la estrategia del todo gratis no es rentable para nadie?

¿Por qué abusar de la estrategia del todo gratis no es rentable para nadie?

¿Por qué abusar de la estrategia de consultas sin cargo o del todo gratis no es rentable para nadie?

Las consultas gratis no siempre son una opción ganadora ¡Reflexión!

Cuando eres un profesional freelance o un negocio que intenta posicionase en Internet y mejorar su visibilidad (para captar más potenciales clientes), una de las estrategias que sueles implementar es la de tener un blog en el que demostrar cuáles son tus mejores habilidades y compartir contenidos de calidad para tu target. Es decir, dar un valor añadido a tu audiencia, a la vez que potencias tu imagen y reputación en Internet.

¿Qué es una estrategia de consultas gratis en un blog? ¿Es lo mismo qué decir todo gratis?

Al mismo tiempo que aportas contenido educativo en tu blog, con la intención de posicionarte mejor y atraer a la mayor cantidad posible de potenciales clientes, también ofreces a tus lectores la posibilidad de comentar o contactar contigo y hacerte preguntas relacionadas con tus artículos, servicios, productos o negocios que ofreces.

Esta técnica es lo que a grandes rasgos podríamos denominar como una simple estrategia de consultas gratuitas para intentar fidelizar a tu audiencia y/o captar nuevos clientes. Lo que obviamente no equivale a decir que todo es gratis.

El inconveniente es que muchos sueles caer en el error de etiquetar esas estrategias como un simple “todo gratis”, paralelismos que no pueden ni deben ser entendidos así… porque esto es algo que al final no beneficia a nadie.

Un ejemplo de un comentario o pregunta bien hecha (que tan solo busca resolver una pequeña duda a raíz de uno de mis posts), podría ser este:

Estrategia de consultas gratis (ejemplo de una pregunta en el blog)

En la actualidad, lamentablemente no todas las preguntas (gratuitas) o comentarios que recibo en el blog y en mi dirección de correo electrónico son así de simples. Hay muchas otras que para ser resultas necesitarían de una gran parte de mi tiempo.

Este tipo de tácticas en un blog profesional suelen dar muy buenos resultados a corto y mediano plazo. Pero, con el paso del tiempo y el aumento de la visibilidad de nuestro blog en Internet, si no disponemos de una planificación o estrategia cuidadosamente diseñada, probablemente esas preguntas consuman gran parte de nuestro tiempo y colapsen nuestra casilla de correos o teléfono de contacto… empujándonos a tomar decisiones extremas o precipitadas, que normalmente no tienen muy buena acogida dentro de nuestra comunidad online.

¿Qué motiva las diferentes consultas que recibimos en el blog?


A mi modo de ver, y simplificando muchísimo el tema, podríamos decir que hay tres grupos básicos. O mejor dicho, tres motivos diferentes por los que alguien desee utilizar nuestro servicio de consultas o preguntas del blog:

1. Las personas que consumen nuestros contenidos en el blog, en ocasiones no están totalmente seguros de si somos realmente dignos de la inversión que supone nuestra contratación o no terminan de tener muy claro cuáles son las verdaderas ventajas que aportan las técnicas y estrategias de marketing de las que hablamos en los posts. Este es el principal motivo que nos impulsa a recibir y contestar esas consultas gratuitas que nos llagan casi cada día (vía formulario de contacto).

2. Contrariamente a lo dicho en el punto anterior, también hay una parte de nuestros lectores que utilizan esos artículos y tutoriales que compartimos, para intentar diseñar ellos mismos sus propias estrategias o mejorar las actuales aprendiendo nuevas habilidades. Lo cual es totalmente licito y no acarrea ningún tipo de comentario en contra por mi parte. Además, estos lectores suelen terminar contratando alguno de tus servicios, cuando no consiguen hacerlo ellos solos.

Pero cuando alguien de nuestra audiencia abusa de aquel formulario de contacto (o se aprovecha demasiado de nuestra estrategia de consultas gratis), teniendo poca paciencia o llegando a enfadarse por no recibir una atención completa a todas y cada una de sus necesidades, la cosa cambia un poco.

3. Relacionado con el punto anterior. Hay otro usuario habitual de las consultas gratis en los blogs profesionales (sobre todo en el entorno del marketing y el diseño web), diríamos que es aquel pseudoprofesional que vende servicios que no está suficientemente capacitado para prestar el mismo y luego quiere que otros le solucionen sus problemas o le resuelvan sus dudas de manera totalmente altruista. Estas personas también son muy fáciles de encontrar en los diferentes grupos en redes sociales que hablan de una temática profesional en concreto.

Creo que todos tenemos el derecho de aprender cosas nuevas y luego practicar esas habilidades (o a tener dudas a raíz de nuestra falta de experiencia), pero no de buscar un beneficio económico propio a costa del tiempo de los demás.

Recordemos que el tiempo es uno de los mayores tesoros de la humanidad… Y las consultas gratuitas también consumen ese tiempo (o dinero) del profesional o negocio que las contesta. Es decir, si solo buscas adquirir conocimientos para tu propio beneficio, no pasa nada, todo bien. Pero no abuses de la buena fe de ese profesional que tan amablemente te ayuda con sus comentarios o contenidos en su blog.

“Una buena estrategia de consultas gratis debería intentar tener en cuenta una clara y correcta escala de prioridades (o de topes máximos), con una página de contacto bien optimizada para ella”

Una buena estrategia de consultas tiene escalas de prioridades y #FormularioDeContacto optimizado Clic para tuitear

No digo nada nuevo cuando afirmo que en el mundo online, la mayoría de bloggers entregamos contenidos informativos o educativos en forma de artículos, tutoriales, infografías, podcasts, vídeos, etc. de manera totalmente libre y gratuita. Aunque el generar aquellos contenidos también consuma gran parte de nuestro tiempo. Por lo que muchos se preguntan:

¿Vale la pena ofrecer contenido educativo gratis en nuestro blog?

Claro que sí, este tipo de estrategias de contenidos también son una inversión a corto, medio y largo plazo para el blogger que los genera.

Un artículo educativo es una forma de contribuir o aportar valor a tu comunidad online, al mismo tiempo que te posicionas como un profesional de referencia e intentas captar nuevas oportunidades comerciales. Motivos que me lleva a pensar que este trabajo está suficientemente bien remunerado, gracias a los beneficios que podemos conseguir (branding, posicionamiento, reputación, potenciales clientes, ventas, etc.).

La estrategia de consultas gratis en un blog nace de la necesidad de aportar soluciones a aquellos lectores que han aprendido algo nuevo con nuestros contenidos y que naturalmente tienen más preguntas sobre el tema. Es decir, son algo natural e indispensable en un blog profesional o corporativo.

Pero, el abusar de estas consultas también significa una carga de tiempo extra (sin remuneración económica), que podría perjudicar nuestra actividad profesional o la de nuestro negocio e influir en el normal desarrollo de nuestras tareas diarias.

Entonces, como uno de nuestros principales objetivos como blogueros profesionales es ofrecer siempre un valor añadido, no podemos dejar de responder a muchas de aquellas consultas. Pero si deberíamos reconocer que, sin una estrategia o planificación lógica, se llega a un punto en el que esto deja de ser tan útil y se convierte en un lastre que perjudica gran parte de nuestra actividad comercial diaria.

4 Razones por las que abusar de la estrategia de consultas sin cargo o del todo gratis te hace perder tiempo, dinero y clientes


1. La gente no valora todo lo que consigue de forma gratuita

La mayoría no le damos la importancia que se merece a algo que hemos conseguido casi sin ningún esfuerzo o de manera gratuita. Además del dinero, hay un importante factor psicológico en todo esto. Cuando alguien que no tiene demasiado dinero lo invierte en aprender algo nuevo, para su profesión o su negocio, se produce un cambio significativo en su mente que le hace valorarlo más y esforzarse mucho por sacarle el mayor rendimiento posible. Lo mismo pasa de tu lado, cuando recibes una recompensa por tu trabajo, te esfuerzas más para que los resultados ofrecidos sean los mejores.

2. Tu tiempo es un recurso valioso

Si no tienes un control de tu trabajo y una buena estrategia de consultas gratis, el tiempo del que dispones diariamente se te ira de las manos (te lo digo por experiencia). Es decir, terminaras consumiendo parte de tu tiempo en responder a preguntas que no te aportarán casi ningún potencial beneficio a futuro.

¡Ojo, no te equivoques! Con esto no quiero decir que no aceptes comentarios o consultas de las personas que leen tu blog, ni que siempre deberías cobrar por ello, sino que intentes tener una escala de prioridades o topes para las mismas (y un formulario de contacto pensado de manera más estratégica).

Aunque este tema de las consultas, tampoco es una cuestión de diseñar una estrategia gratis o arreglar la vida comercial de alguien que no se molesta en invertir su propio tiempo y dinero en contratar a un buen profesional para hacerlo.

Como comentaba mi colega Omar en su post (+/- sobre este tema): ¡Mi blog es gratis, mi tiempo no! Es decir, ya aportamos la suficiente cantidad de información y datos en los contenidos que generamos el blog como para que alguien pueda intentar hacerlo el mismo. A lo que yo le agregaría, si tienes una pequeña duda o consulta simple, no pasa nada, pero si quieres que te haga una MasterClass personal sobre la temática de un contenido, pues entonces tendrás que pedir un presupuesto.

3. El todo gratis disminuye el valor real de lo que hacemos o vendemos

Cuando casi siempre regalamos nuestra experiencia, o no tenemos unos márgenes claros entre lo puede ser considerado gratuito y lo que no, conseguimos que el valor real de nuestros servicios sea más difícil de apreciar por nuestros potenciales clientes. Es decir, hacemos que se complique el tema de cobrar por nuestro trabajo.

El regalar tu tiempo y experiencia a personas que no pagan por ellos, al final también termina siendo injusto y difícil de comprender para los clientes que si están pagando por ese servicio. Con esto no estoy hablando de pasar por caja todo lo que hacemos, pero sí de tener esa escala estratégica de prioridades que he comentado anteriormente. Es decir, no tener miedo a decir NO.

A veces, más que una consulta gratuita, la respuesta a algunos mails debería ser vista y facturada como una consultoría pura y dura. He tenido casos en los que “una preguntita” era un e-mail de casi 1.000 palabras, que solo para leerlo e intentar entender lo que necesitaban debía invertir más de 15 o 20 minutos de mi tiempo… más lo que tardo en escribir la respuesta (al fin y al cabo, la mayoría hace lo que le conviene a cada uno… y si cuela, cuela).

4. El todo gratis perjudica la competitividad de tu sector profesional

El terminar regalando gran parte de tu trabajo, por no poseer una correcta estrategia de consultas en tu blog (con un formulario de contacto bien optimizado), no solo te perjudica a ti mismo, sino que también obliga a tu entorno profesional a tener que hacer cosas similares, dañando la competitividad y, sobre todo, la rentabilidad de tu sector comercial.

¿Por qué abusar de la estrategia del todo gratis no es rentable?

¿Qué debería hacer un lector que tiene una consulta o pregunta?

Si como lector de mi blog te surge “una duda”, siempre tendrás todo el derecho de dejar un comentario en el post o dirigirte al formulario de contacto. Pero, si tu consulta es amplia, y reconoces que no puedes permitirte pagar por un servicio de consultoría o asesoría, lo más razonable sería no abusar de este servicio y solo pedir indicaciones para dirigirte hacia otros contenidos puntuales del blog que también pudieran responder a esas preguntas. Además, se paciente al esperar una respuesta ¡por favor!

Conclusión y reflexión final 

Hemos dicho que nuestra obligación como blogueros profesionales es aportar valor a nuestra audiencia, pero sin dejar de recordar que esto también es un negocio. Si nuestra actividad y visibilidad está creciendo, deberíamos ser lo suficientemente inteligentes como para saber identificar estratégicamente el lugar donde invertiremos nuestro tiempo. Es decir, hay que aprender a decir «NO» cuando toca y dejar de regalar nuestro experiencia y tiempo de forma gratuita. Porque recuerda: ¡Nuestro contenido en el blog es gratis, pero nuestro tiempo no!

El objetivo principal de este post es reflexionar sobre el tema del abuso de las consultas técnicas no remuneradas en los blogs profesionales. Tratando de razonar y entender juntos que hay una línea muy delgada entre lo que se consideraría una simple consulta y lo que es un servicio de asesoría o consultoría más completo.

Con todo esto no busco negar el acceso al formulario de contacto de mi blog a ningún lector, sino que tan solo pedirles que lo hagan de una forma mucho más responsable o razonable. Es decir, que no abusen de este servicio, que tengan paciencia y que recuerden que también tengo una familia y unos clientes que necesitan de gran parte de mi tiempo.

Fotos (Businessman with multi tasking): Shutterstock

Y tú ¿tienes diseñada alguna estrategia de consultas en tu blog o abusas del todo gratis?

Ahora me gustaría saber cuál es tu opinión. Además, si te animas, sería genial que nos cuentes algunos secretos de lo que a ti te funciona (o no) en relación a este tema.

José Facchin

Soy Profesor y Consultor de Marketing Digital, especializado en Marketing de Contenidos y Posicionamiento SEO. Cuento con un grado de Analista de Sistemas de la Información y un Posgrado de Relaciones Públicas e Institucionales. Me considero un apasionado de la tecnología y del mundo de los negocios digitales, temas a los que he dedicado este blog. Además, he creado mi propia agencia de Marketing llamada “JF-Digital” y Co-fundado la escuela de negocios Online "Webescuela" en Barcelona.



También te puede interesar...

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DEL BLOG DE JOSÉ FACCHIN

José Facchin, como responsable de tratamiento, solicita tu consentimiento para moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligaci´n legal. En todo caso, los datos que nos facilitas estén ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo "Privacy Shield". Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, escribiendo a [email protected], como se explica en la política de privacidad completa. Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

24 Comentarios

  • rosa

    Responder

    Excelente artículo.Muchísimas gracias..La prestación de servicios (como no es una mesa o silla que se «vea»)siempre va acompañada en la mente de mucha gente de la exigencia «gratis» y no se reconoce que hay ni esfuerzo ni tiempo por parte del profesional Y si encima uno tiene inculcadas malas praxis de negocio como dar conocimientos o consejos gratis..lo demás viene rodado.
    Un saludo.

    • El Blog de Jose Facchin

      Responder

      Efectivamente Rosa, así es. Te agradecemos mucho tu opinión 😉 Saludos

  • Mario Colina T.

    Responder

    Totalmente de acuerdo. La gente que abusa y quiere todo tu tiempo y dedicación sin pagar nada, solamente te hace perder tiempo que podrías dedicar a nuevos proyectos, nuevos post o responder comentarios que si valen la pena.

  • Miguel Sánchez

    Responder

    Genial José, en mi caso es prácticamente igual.
    Trabajo en una empresa donde los clientes son empresas que invierten en marketing, y con ellos no suelen haber demasiados problemas, me refiero a la cuestión de que saben que eso vale dinero.
    Pero si que llegan muchas empresas pequeñas que prácticamente te piden que les des un curso de como hacer «x» trabajo, yo tengo claro hasta donde puedo llegar con una breve conlsulta o una conlsultoría en toda regla.
    Por eso decidí hace poco, crear mi propia página web Tuwebaunclick.com, que la he enfocado para dar servicios a empresas pequeñas con el valor de que también pueden tener acceso a mi «blog de consejos» como yo lo llamo, que tiene información y asesoraiento en cuanto a usabilidad, diseño, marketing online etc…
    Con esto lo que quiero decir es que yo seguiré escribiendo estos consejos que aporten conocimientos a este tipo de empresas pequeñas, que tienen poca capacidad de inversión, pero también dejo claro que en la propia página web están descritos los servicios, y cuando alguien se pasa un poco, los mando a mis servicios, así no tengo que decir que no, simplemente les guío en las opciones que les puedo dar.
    Y efectivamente, también pasa que cuando los envías a leer los servicios, ya desaparecen, no son todos pero los hay.
    Así que respaldo tu artículo, no lo has podido describir mejor, un abrazo.

    • José Facchin

      Responder

      Me alegra que te guste el post 🙂
      Muchas gracias Miguel por el comentario.
      Un saludo 🙂

  • Rubén Alonso

    Responder

    Mejor explicado imposible. Se lo leí hace unos días a Franck, luego a Omar y ahora a ti José, y me encanta que rompáis esa lanza a favor del tiempo del profesional. A veces cuando me oigo a mí mismo explicándole a mi mujer que estoy contestando a una duda en el blog a la 1 de la madrugada, es cuando empiezo a preguntarme cuál es el límite.

    Creo que los lectores que me conocen saben que siempre que puedo ayudo a los problemas que tienen, pero he tenido casos que hasta la misma persona me ha escrito por chat o e-mail durante varios días para resolverles sus dudas. Cuando les propongo que esas consultorías las hago por un pack de horas PAGADAS (que parece que nos da miedo hablar de dinero), resulta que ya no quieren saber nada…

    En fin, totalmente de acuerdo con vosotros. Que la gente no olvide que nuestro tiempo es dinero, y muchas veces calidad de vida.

    Saludos crack!

    • José Facchin

      Responder

      Totalmente de acuerdo Rubén, la gente debe comprender que esto también es parte de una estrategia de negocio. 🙂
      Gracias por el comentario y la visita.
      Un saludo.

  • Marta Lanza

    Responder

    De verdad que no sé que me pasa últimamente con lo que escribo en WordPress que me lo borra a la que me descuido…

    Último intento para decirte que sé de lo que hablas porque en mi ámbito profesional también pasa, y mucho.

    La gente parece creer que los abogados tenemos todas las normas en la cabeza y somos como un ordenador que nos dicen algo y en un segundo sabemos la respuesta «correcta», así que cualquier cosa que se nos consulte, «solo es una duda muy sencilla» por la que no merece la pena ni plantear que vayamos a querer que nos paguen. Vamos, imagino que sea algo así, porque sino no me lo explico. Nadie llama al electricista o al fontanero «por una duda», y aunque vayan a tu casa y lo arreglen «fácilmente» (porque les lleve poco tiempo), entienden que hay que pagarles. Pero con los abogados parece que no, y si encima tienes una web, el efecto se dispara. Todo es «una duda que para ti es muy fácil», lo que se traduce en que no se plantean que «pretendas» cobrarles y se ofenden o se cabrean si les explicas que sí, que así te ganas la vida (sí, me ha pasado).

    Me encanta mi blog y la mayoría de los comentarios son de gente que anima a seguir y si pudiera me encantaría poder contestar a todo lo que se me preguntan, pero no puedo, y por gente que se pone desagradable he aprendido que tampoco debo, así que hace un tiempo puse un límite y lo hago distinguiendo entre lo que son las dudas de las consultas:
    – Las dudas son aclaraciones sobre las entradas que hago explicando, muchas veces paso a paso, como cualquiera puede hacer un procedimiento administrativo por si mismo gracias a la eAdministración. Resolver esas dudas aporta más información a la entrada y ayuda a más personas que puedan encontrarse con el mismo problema.
    – Las consultas son solo situaciones particulares y deberían ponerse en contacto conmigo (u otro profesional) si realmente quieren asesoramiento para resolverlo. Puede que alguien coincida con sus circunstancias particulares, claro, pero no aporta nada a la entrada. No me preguntan porque haya quedado algo confuso en lo explicado, es que tienen un problema particular que no tiene nada que ver y preguntan.

    Pero voy a mirar como has optimizado tu formulario de contacto, porque me has picado la curiosidad de ver qué has hecho para mejorar en este tema. ¡Ánimo! 😀

    • Eva Martínez Amenedo

      Responder

      No conocía tu blog José, pero me parece muy acertado su enfoque y me interesan tus contenidos, me pasaré de vez en cuando a seguirte.

      Marta, me identifico totalmente con tu comentario, mi blog es sobre relaciones laborales y RRHH y lo tengo cerrado a consultas particulares salvo que sean cosas muy sencillas. En mi caso decidí hacerlo así no tanto por una cuestión de tiempo, ¡que también vale lo suyo! sino por profesionalidad, ya que, sin querer faltarle al respeto a quien opte por esta fórmula, creo que el asesoramiento jurídico no se puede hacer a golpe de comentario de una manera seria, al menos en laboral. Tienes que conocer antecedentes, políticas de empresa, convenios, antecedentes documentales … etc. y no puedes fiarte tampoco de las versiones que te trasladan del tema a la hora de preguntar porque muchas veces, no por mala intención sino por desconocimiento, quien pregunta parte de premisas erróneas.

      Me ha gustado mucho esta entrada porque casi nadie habla de cómo poder evitar el paso del blog al consultorio y a veces es complicado hacerlo.

      • José Facchin

        Responder

        Muchas gracias por vuestros comentarios y reflexiones, ese es el otro objetivo de este post. Además de intentar hacer entender a los lectores que tienen que usar de manera razonable el formulario de contacto, también intentar que los profesionales compartamos nuestras experiencias y sensaciones con el tema.
        Un saludo. 🙂

  • Ana Rojo

    Responder

    Fantástico artículo Totalmente de acuerdo contigo José comparto todo lo que dices: sobre todo los contenidos de blog son gratis, pero nuestro tiempo no.
    Si me lo permites añadiría un pequeño apunte.
    Además del coste del tiempo dedicado a la contestación también nos perjudica un poco en el SEO ya que en un blog con mucho contenido (como es el caso del tuyo) seguramente la respuesta que buscan ya está publicada y en lugar de hacer un poco de investigación por el blog se limitan a preguntar que lleva menos tiempo. 
    Y que conste que al igual que tú y todos los compañeros que conozco, no me importa en absoluto ayudar dentro de mis limitados conocimientos a quién tenga una duda.

    Un saludo 🙂

    • José Facchin

      Responder

      Hola Ana,
      Es gracioso, pero hay mucha gente que no se esfuerza ni lee correctamente. Me explico, a mi me han llagado a preguntar cosas sobre un la temática de un artículo que ya estaban muy bien explicadas en él. 🙂
      Aunque tienes mucha razón, por esto no dejare nunca de ayudar al que necesita un poco de apoyo de mi parte. Pienso que el responder a las consultas básicas y a los comentarios de los posts de tu blog, es una de mis responsabilidades como blogger y anfitrión de esta casa online.

      Por ello: “Por favor, hacer un uso responsable del formulario de contacto”. 😉
      Gracias por el comentario.
      Un saludo.

  • Silvia

    Responder

    Magnifico articulo, lo comparto totalmente. De hecho un % de tiempo elevado del dia a dia siempre se destina a la gestión del correo, web y redes sociales. Si ademas le añadimos unas cuantas dudas gratuitas poco tiempo queda para el resto de tareas que nos permiten continuar trabajando en el contenido del blog… En fin, me quedo con tu acertada y respetuosa frase de: «hacer un uso responsable del correo para hacer llegar tus dudas» 🙂

    Muchas gracias Jose!!

    • José Facchin

      Responder

      Hola Silvia,
      Es exactamente eso es lo que pasa cada día… Es decir, si no tenemos un poco más de control sobre nuestro tiempo, la cosa se nos puede ir literalmente de las manos (te lo digo por experiencia, mi mujer ya está comenzando a odiar mi blog, jeje).
      Gracias por tu visita y el comentario. 🙂
      Un saludo.

  • RaMGoN

    Responder

    José es que suena hasta feo «estrategia de consultas gratis», de verdad que quien se plantee eso como una estrategia tiene un problema, o eso creo.

    A lo que voy, a mi me encantan las consultas, los comentarios, las preguntas, la interacción en el blog, porque entre otras cosas te hace sentir de primeras que lo que escribes genera interés y tiene una utilidad. Pero ya lo que no rebasa ese punto es aquel por el cual alguien se tome la libertad de pedirte que le soluciones la papeleta como un extra del post que has escrito.
    Para discernir mejor entre que situación estamos viene genial diferenciar en la mayoría de los casos entre los que escriben publicamente la consulta en comentarios, como este, o los que lo hacen en privado, en el formulario.
    Evidentemente por lo general el privado van a ser esos que te piden ese extra de gratis, que sólo reporta beneficio de hecho seguramente al que pregunta, salvo que te ofrezca luego un trabajo o colaboración remunerada (cosa más que excepcional). Los comentarios por contra permiten dar publicidad a tus respuestas y conocimientos, generar mayor conversación respecto al contenido del post de cara a terceras personas y evitan también por supuesto el que alguien se disponga a atreverse a pedirte de gratis algo que debería contratar.

    Saludos José, muy interesante el tema que has sacado hoy.

    • José Facchin

      Responder

      Hola RaMGoN,
      El nombre de “estrategia de consultas gratis” se me ocurrió al ver en Internet el típico eslogan de “Primera Consulta Gratuita” que suelen utilizar los médicos, abogados, etc. Bueno, me pareció que más o menos representaba la idea de lo que quería explicar y al mismo tiempo era un término gracioso 🙂

      Te cuento que este post no solo viene de la acumulación de preguntas y mensajes en mi mail, sino que también a raíz de un problema con un lector del blog que me envió un comentario sobre uno de mis posts (el articulo es del 2013 y el mensaje lo envió en noviembre de 2014) con más de 20 preguntas diferentes y algunas reflexiones suyas a las que me recomendaba responder. Es decir, un mensaje de más de una página. Yo respondí, pero a medias. Al poco tiempo recibí otro Email muy agresivo de esa persona en mi casilla de correo, por no haber contestado todo lo que me pregunto. Le sugerí que contratará mis servicios de consultoría, a lo que él se negó… Y contesto que yo era un egoísta y que quería que lo diera de baja de mi boletín de subscritores del blog. A lo cual yo accedí. Como ves, hay de todo en la viña del señor. 😉
      Pero insisto, con esto no busco que la gente deje de comentar o preguntar en mis posts, sino que cuando utiliza el formulario de contacto, lo haga de una manera más razonable y responsable. 🙂
      PD: A mi también me encantan los comentarios, porque dan más vida a mi blog.
      Gracias por siempre estar allí y comentar amigo 🙂
      Un fuerte abrazo.

  • Daniel Blasco

    Responder

    Totalmente de acuerdo José. No sólo tienes que responder a consultas por el formulario de contacto sino que también tienes que torear con las dudas de amigos, familiares que muy amablemente resuelves pero que te deja una cierta desazón.
    Un abrazo!

    • José Facchin

      Responder

      Jejeje… Sí Daniel, tienes razón 😉
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

  • Luis Hernández Peña

    Responder

    La verdad José que este es un verdadero problema para todos los que escribimos artículos de formación en nuestros blogs.
    Algún día escribiré un post recopilando las dudas y preguntas más sorprendentes, porque la verdad, a veces son bastante divertidas…
    Yo tengo una especie de regla: Cuando la respuesta me va a llevar más de 3 ó 4 minutos, directamente le invito a contratar nuestros servcios profesionales. Aunque, todo sea dicho, son muy diferentes los perfiles que visitan una misma web y suele coincicir que los más preguntones son quienes menos intención tienen de trabajar contigo.
    Eso sí, cuando la pregunta es educada, paciente y además es de alguien que te sigue habitualmente y comparte tus contenidos, le dedico el tiempo que haga falta. A estos se les considera verdaderos amigos 🙂

    • José Facchin

      Responder

      Hola Luis,
      Tienes mucha razón, es un +/- problema. Pero no solo por el tema de las consultas y el tiempo que nos quita el contestar, sino que también porque hay mucho que creen que estamos aquí para ayudarles altruistamente a todo lo que sea. Y se olvidan de que también tenemos que trabajar y vivir. 🙂

      Me parece perfecta esa escala básica de prioridades o topes máximos que nos ofreces. Además, también estoy totalmente de acuerdo en que si la consulta viene de un lector que participa frecuentemente en nuestro blog o siempre comparte nuestro contenido, es normal que nosotras le dediquemos una parte de nuestro tiempo a ayudarle con sus dudas. 😉
      Muchas gracias por el comentario.
      Un abrazo 🙂

  • Carlos Guerra Terol

    Responder

    Comparto todo lo que dices en este post José Facchin, a ver si con tu reflexión los lectores valoran más nuestro tiempo haciendo un uso responsable cuando utilizan el formulario de contacto. Un saludo

    • José Facchin

      Responder

      Hola Carlos,
      A mi personalmente me encanta escribir y aportar mi granito de arena al conocimiento popular. Pero es que con la avalancha de mails que suelen llegar algunas semanas, te sobrecargas demasiado de trabajo no remunerado.
      Por eso pido, a mi manera, que la gente haga un usó razonable del formulario de contacto.
      Gracias por el comentario.
      Un saludo.

  • Omar de la Fuente

    Responder

    Gracias por la mención Jose, totalmente de acuerdo con este post 🙂
    Un abrazo!

    • José Facchin

      Responder

      Gracias a ti Omar por la visita.
      Un abrazo 🙂

Share This