¿Qué es el síndrome del impostor, cómo saber si lo padeces y cómo superarlo?

José Facchin 24/12/2023 12 min 0 Comentarios
José Facchin - ¿Qué Es El Síndrome Del Impostor, Cómo Saber Si Lo Padeces Y Cómo Superarlo?

¿Alguna vez has sentido que no mereces el éxito o algunas cosas buenas que te pasan en tu vida? Si es así, has padecido el Síndrome del Impostor. Este es un fenómeno psicológico que está afectando a muchas personas en todo el mundo en diversas áreas profesionales o laborales.

Si estás pasando por eso o de evz en cuando te visita y quieres evitarlo, ¿qué puedes hacer? Para empezar, leer este post. Aquí te explicaré qué es el síndrome del impostor, qué síntomas o señales te alertan, y qué consecuencias puede traer.

Además, te progongo que hagas un test con el que puedes detectar si realmente estás sufriendo este problema, y algunos consejos y técnicas para superarlo.

¿Qué es el síndrome del impostor?


El síndrome del impostor es un fenómeno psicológico que genera un patrón de pensamiento con el que una persona puede llegar a identificarse a sí misma como un fraude. El que lo padece, piensa que sus logros no son por mérito propio, sino que se deben a la casualidad o a eventos externos.

En la mayoría de los casos, las personas que padecen este fenómeno psicológico, piensan que no están lo suficientemente cualificada para llevar a cabo una tarea concreta, cuando en la realidad es todo lo contrario.

El síndrome del impostor se suele presentar principalmente en el ámbito laboral, llevando a la persona a bajar su rendimiento porque piensa que en algún momento será “descubierto” como impostor. Pero este fenómeno también se puede observar en las relaciones familiares y hasta en las amistades.

La raíz de este patrón de pensamiento es la acentuación de los defectos y deficiencias propias, impidiendo reconocer las virtudes, habilidades y cualidades que también se poseen. Es por eso que se considera un fenómeno psicológico, pues se origina en la propia mentalidad de quien lo sufre.

El término síndrome del impostor se acuñó en 1978 gracias al trabajo de Pauline Clance y Suzanne Imes. Estas expertas realizaron un estudio en el que evaluaron el éxito de mujeres con grandes logros. Con el tiempo, se determinó que esté fenómeno lo padecen tanto mujeres como hombres.

Los 5 perfiles más habituales del síndrome del impostor


Aunque puede haber diversas razones por las que se genera el síndrome del impostor, existen 5 perfiles que son más comunes.

Estos fueron detectados por la doctora Valerie Yuong, quien es precursora en el análisis y estudio de este problema psicológico.

Veamos cuáles son:

Perfeccionista

Es la persona que se traza metas muy altas con expectativas superlativas. Siente que su trabajo nunca es lo suficientemente bueno.

Aunque logre la meta, siempre piensa que pudo haberlo hecho mejor. Cuando comete un error se fustiga sin piedad.

Superhumano

Tratando de cubrir su inseguridad, esta persona se esfuerza sobremanera para hacer más de lo necesario.

Cree que debe sobresalir en todos los aspectos de la vida y se estresan cuando no lo consiguen.

Tanto esfuerzo hace que sus relaciones personales sufran.

Genio natural

Piensa que todo debe salirle bien en el primer intento, especialmente si no tiene mucha experiencia. Cuando esto no sucede, se siente frustrado.

Su confianza depende de su capacidad para hacer las cosas de manera rápida y perfecta

Individualista

Prefiere hacerlo todo solo y sin ayuda de nadie por temor de quedar evidenciado como impostores debido a sus supuestas fallas o deficiencias.

Cree que pedir ayuda es señal de debilidad.

Experto

Siente que debe saber todo antes de comenzar un proyecto y busca constantemente formación adicional. Es una persona reacia a realizar preguntas o hablar en reuniones por miedo a que descubran que es inexperta. Piensa que le falta honestidad y sufre el temor de ser descubierta.

Síntomas y señales de que padeces el síndrome del impostor


Síntomas Del Síndrome Del Impostor

¿Cómo saber si sufres el síndrome del impostor? Hay múltiples señales y síntomas que lo evidencian. A continuación, veremos cuáles son y cómo se originan.

1. Desconocimiento de las virtudes y méritos personales

Los que padecen el síndrome del impostor suelen desconocer o no aceptar que tienen mérito propio.

No aceptan que sus capacidades los han llevado a conseguir reconocimiento y minimizan sus virtudes.

2. Fundamentar la autoestima en la percepción propia

Negarse a aceptar el reconocimiento o aprecio de los demás afecta la autoestima, lo cual hace sentir a la persona como inferior.

Por lo tanto, piensa que no debería estar en la posición o tener las responsabilidades que tiene.

3. Miedo a ser “descubierto”

Sentir que vas a ser descubierto como impostor genera ansiedad y miedo.

Esta sensación lleva al aislamiento para tratar de ocultar el “secreto”.

Desde luego, dicho miedo no está fundamentado en nada real, sino en la percepción propia.

4. Insatisfacción permanente

Este síntoma se presenta en los “impostores” perfeccionistas, puesto que piensan que deben hacerlo todo bien.

El resultado es que no están contentos con su trabajo o con el de su equipo.

5. Desmotivación por el trabajo

Al sentirse un fraude, muchos pierden el entusiasmo por el trabajo que tienen que realizar.

Pierden la confianza en sus habilidades y capacidades, lo cual afecta a su rendimiento (ahora sí).

» Te puede interesar ver: ¿Qué es la psicología inversa?

Consecuencias de padecer el síndrome del impostor


Una vez que se empiezan a presentar los síntomas o señales del síndrome del impostor, también comienzan a aparecer las consecuencias.

Estos efectos negativos ayudan a autodiagnosticarte.

1. Disminución del ritmo de trabajo

Al estar desanimada, la persona no puede atender correctamente sus responsabilidades.

El trabajo empieza a acumularse y, como consecuencia, podrían venir sanciones o llamadas de atención que refuerzan la idea de ser un fraude.

2. Pérdida de la ambición

La ambición moderada motiva el buen rendimiento, pero cuando se tiene la perspectiva de ser un fraude, se pierde la fuerza interna.

Por lo tanto, ya no se aspira a adquirir nuevos retos o responsabilidades en el trabajo.

3. Falta de asertividad

Las dudas sobre las capacidades llevan a desaciertos en la toma de decisiones.

Aunque estas dudas no tienen fundamento real, su efecto sí lo es, ya que la misma persona no es capaz de usar las herramientas y preparación que tiene.

4. Distorsión de la percepción del éxito

El éxito se puede medir de muchas formas, pero quien sufre de síndrome del impostor no es capaz de sentir que ha alcanzado el éxito en algo.

Incluso, podría aplicar dicha percepción a otros, especialmente a los que están bajo su mando.

5. Problemas familiares y personales

Los efectos negativos del síndrome del impostor pueden trasladarse a otros entornos, como la vida familiar, provocando desacuerdos en el entorno más cercano.

También, en casos muy extremos, puede llevar a desarrollar adicciones o malas costumbres.

Test del síndrome del impostor


Existe una forma de comprobar si sufres del síndrome del impostor: mediante un test. Aunque no hay un modelo fijo, sí hay puntos estándar con los que se puede determinar con precisión si lo padeces.

A continuación, te dejamos una serie de preguntas con varias respuestas posibles. Al completarlo, debes medir el promedio de respuestas que tuviste para determinar si tienes síndrome de fraude y en qué medida.

  1. Al afrontar un reto, ¿sientes que no has cumplido con tus propias expectativas y te sorprendes de haber conseguido buenos resultados?
  • A: todo el tiempo.
  • B: en ocasiones.
  • C: nunca.
  1. ¿Te asusta la idea de ser evaluado y te esfuerzas por no estar en esa situación?
  • A: todo el tiempo.
  • B: en ocasiones.
  • C: nunca.
  1. A pesar de que te esfuerces mucho, ¿sientes que tus logros se deben al azar o a factores externos?
  • A: todo el tiempo.
  • B: en ocasiones.
  • C: nunca.
  1. ¿Te obsesiona que cada tarea del trabajo quede perfecta?
  • A: todo el tiempo.
  • B: en ocasiones.
  • C: nunca.
  1. ¿Con frecuencia te exiges más de lo que te corresponde hacer?
  • A: todo el tiempo.
  • B: en ocasiones.
  • C: nunca.
  1. ¿No eres capaz de delegar tareas porque piensas que no se harán bien?
  • A: siempre.
  • B: en ocasiones.
  • C: nunca.
  1. ¿Sientes temor o inseguridad ante la posibilidad de tener una nueva responsabilidad o hacer una tarea que nunca habías hecho?
  • A: siempre.
  • B: en ocasiones.
  • C: nunca.
  1. ¿No eres capaz de trabajar en equipo porque piensas que debes hacerlo solo tú?
  • A: todo el tiempo.
  • B: en ocasiones.
  • C: nunca.

¿Cómo evaluar los resultados?

• Si la mayoría de las respuestas son A, entonces padeces del síndrome del impostor.

• Si la mayoría de las respuestas son B y unas pocas A, significa que lo padeces, pero en menor medida.

• Si la mayoría son C y unas pocas B o A, estás libre de este fenómeno psicológico.

¿Cómo superar el síndrome del impostor? Técnicas y consejos


Si con el test anterior has descubierto que eres de las personas que sufren el fenómeno del fraude, tienes que conocer estas técnicas y consejos sobre cómo superar el síndrome del impostor.

1. Céntrate en las acciones

Las acciones son las que realmente cuentan para las valoraciones que hacen los demás sobre ti. Por eso, céntrate en los hechos y en sus resultados. Esto te ayudará a erradicar, o al menos disminuir, los pensamientos negativos de que eres un fraude.

Por ejemplo, si has tenido que hacer una presentación, dale valor a las opiniones y reacciones de los compañeros en lugar de tus propias valoraciones negativas.

2. Acepta y sigue adelante

Luchar contra el síndrome del impostor no significa negar los errores ni los sentimientos negativos que vienen con estos.

De hecho, en su justa medida, sentirte así puede motivarte a mejorar. Así que debes reconocer cuando has cometido un error, pero tratar de no dejarte dominar por los pensamientos de inutilidad.

Más bien, analiza la causa de la falla, y, si es posible, enmiéndala. Así verás que, aun en el error, tienes potencial y capacidades positivas que te hacen valioso

3. Desahógate con un amigo

Una buena forma de combatir el síndrome del impostor es hablando de cómo te sientes con alguien de confianza. Es cierto que este fenómeno precisamente lleva a mantener en secreto las supuestas fallas, pero hablar de ellas es una forma de liberar esa carga y recuperar la salud mental.

Por supuesto, no todos van a saber aconsejarte, por eso, busca a alguien con quien te sientas a gusto y en confianza. También, trata de ser completamente franco respecto a lo que sientes, así le será más fácil a la otra persona apoyarte.

4. Replantea tu forma de ver el éxito

Muchas veces, la raíz del problema del impostor está en la forma en la que se mide el éxito. Cuando te vuelves muy exigente contigo mismo y con los demás nunca estás contento con el rendimiento conseguido.

Por lo tanto, aprende a ser razonable y acepta que todos tenemos deficiencias y debilidades, y que esto afecta directamente la productividad.

Una forma de lograrlo es tener pensamientos alternativos que sustituyan a los negativos.

Por ejemplo, cuando cometas un error, en vez de pensar: “Todo terminó horrible”, mejor piensa: “No conseguí los mejores resultados, pero la próxima vez lo haré mejor”.

5. Celebra tus logros

En los momentos en los que te sientas bien por algo que has hecho bien, aprovecha de celebrarlo. Esto significa que puedes echarte flores tú mismo, quizás compartiéndolo en las redes sociales, o al menos con amigos o compañeros de trabajo.

Desde luego, no se trata de sacar de proporción el logro, ya que podrías transmitir una mala imagen y eso te llevaría a más inseguridad. Así que mide bien qué tanta importancia debes darle.

Pero hazlo, dale valía a tus objetivos alcanzados. Si lo haces, poco a poco irá disminuyendo la intensidad de los pensamientos de inseguridad.

Conclusión

El síndrome del impostor es un problema que está afectando cada vez a más personas. Se calcula que el 86% de los adultos jóvenes de entre 18 y 34 años piensan que no merecen su puesto de trabajo. Así que, si lo padeces, no te preocupes, no eres la única persona que se siente así.

Además, aquí has aprendido a detectar si tienes ese problema mediante un test sencillo y al analizar los síntomas y consecuencias de padecerlo. Pero lo más importante es que ya sabes que se puede superar y que cada vez que aparezca esa vocecilla traidora solo tienes que mandarla callar.

¿Has sufrido o sufrido el síndrome del impostor? ¿Qué haces para vencerlo?

Cuéntame tu opinión y la compartiremos con nuestra comunidad

¿Te ha gustado? Compártelo

Avatar De José Facchin ESCRITO POR José Facchin

Consultor SEO y profesor de Marketing Digital, especializado en Marketing de Contenidos y posicionamiento Web. José Facchin es Analista en Sistemas de la Información, posgrado en Relaciones Públicas e Institucionales y un apasionado de la tecnología y del mundo de los negocios Digitales, temas a los que dedica este blog. Además, creador de “JF-Digital” (su agencia de Marketing Digital) y Co-fundado de "Webescuela" (su escuela Online de Marketing).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

José Facchin, como titular de https://josefacchin.com , https://webescuela.com y https://jfdigital.es solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la UE, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario, o bien, mediante cláusulas contractuales tipo para la transferencia de datos personales entre responsables del tratamiento a un tercer país. Por motivo del uso de Google Fonts, es posible que algunos de sus datos (como la IP) sean tratados con la finalidad de prestar el servicio adecuado del mismo. Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.

No hay comentarios en ¿Qué es el síndrome del impostor, cómo saber si lo padeces y cómo superarlo?

Scroll al inicio