Falsificar subscripciones o invadir la privacidad ¡No es Email marketing!

Falsificar subscripciones o invadir la privacidad ¡No es Email marketing!

¿Piensas que el Email marketing y el Spam son sinónimos?

Cuando hablamos de Spam, no tan solo nos referimos a los clásicos mails publicitarios en nuestras bandejas de correo electrónico… en la actualidad el tema ha evolucionado y, al mismo tiempo, se ha extendido a muchos otros terrenos o facetas de nuestras vidas online.

Si analizamos un poco los mensajes que recibimos en nuestras casillas de correo electrónico (y/o en la bandeja del Spam), veremos que hay algunos e-mails con mensajes no deseados o con subscripciones a listas o blogs a las que nunca hemos dado nuestro consentimiento. Es decir, alguien ingreso arbitrariamente nuestro mail en esas listas o, lo que es lo mismo, Falsifico esa subscripción o suscripción (o como más te guste llamarlo).

Los Spammers modernos no solo son empresas multinacionales que nos intentan vender Viagra o algunos otros productos milagrosos, en la actualidad el tema tiene muchos más colores. También se han unido a la fiesta del Spam (consientes o no) un gran número de pequeños negocios, profesionales freelance y/o supuestas agencias de marketing online o social media.

Si miras bien en tu casilla, quizás encuentres allí e-mails de un restaurante de tu barrio que, como ha conseguido o comprado alguna base de datos de sus vecinos, quiere hacerte llagar su nuevo menú (es decir, él cree que esa es la mejor manera de atraer a más clientes y aumentar las reservas…). Aunque a muchos esto +/- les funcione a corto plazo, a la larga esas malas prácticas les traerán más complicaciones que ventajas. Nadie dice que no crees una campaña de email marketing (es más, si quieres planificamos una juntos), solo que reflexionemos un poco sobre el tema.

Cuando hablamos de “marketing”, lo normal es tener en cuenta algunos criterios estratégicos en nuestras acciones e intentar realizar un trabajo más profesional al planificar esas campañas de e-mail. Coger una herramienta de email marketing y exportar una base de datos con un sinfín de direcciones de correos electrónicos, sin un análisis, evaluación y/o curación previa de los mismos, es simplemente gastar tu tiempo y dinero (o, como me gusta decir, cazar patos con una ametralladora). Además, si lo miramos desde un punto de vista ético y legal, esas personas deberían habernos dado su consentimiento antes de recibir ningún correo.

Comprar listas de mails e incluirlas arbitrariamente en tus estrategias de #EmailMarketing, es #Spam Clic para tuitear

Cuando hablo de marketing, siempre me viene a la cabeza el tema de la empatía. Es decir, piensa o mira las cosas desde el punto de vista de tus actuales y potenciales clientes. Porque no es tan difícil que cualquier empresa, o un profesional como tú, se tope con nuestra dirección de correo electrónico (en mi caso, la tienes en el formulario de contacto de este blog y en mis perfiles de redes sociales).

Además, quién no se ha dado de alta alguna vez en una página de servicios online o ha comprado una entrada, pasaje aéreo, reservado un hotel o restaurante, adquirido un electrodoméstico, etc. en Internet y se ha olvidado de desmarcar la casilla que les autoriza a esas empresas a quedarse con nuestros datos para su uso comercial (+Info: ¿Cómo de pública es tu información privada en redes sociales?). Lo ves, es muy fácil acceder a esta información en la red. En ocasiones ese Spam es más un resultado de la falta de criterios éticos y profesionalidad en la comunicación de algunas Marcas o profesionales, que por otras simples cuestiones de seguridad online. Lo que me lleva a preguntarte:

¿Estás cansado de recibir Spam por Email o en redes sociales?

Bueno, seguramente tus clientes también lo están…

Nunca te olvides de aquel dicho popular que dice: no le hagas a los demás lo mismo que no te gustaría que te hagan a ti. Entiendo que las cosas están difíciles, que no hay suficientes ventas, que tu restaurante esta vacío, que tu hotel no cubre los gastos, que tu agencia de marketing o social media no consigue clientes, etc., etc. Pero, este tipo de prácticas invasivas no son la mejor solución a tus problemas. Esa falta de profesionalidad y de ética, en el mejor de los casos terminara convirtiéndote en un simple Spammer y, en el peor, te traerá muy graves problemas legales con la agencia española de protección de datos.

¿Estás cansado de recibir Spam por E-mail? Bueno, tus clientes también»

¿Tienes un blog profesional o corporativo? ¿Cuidas a tus subscriptores?

Entonces, ¿por qué falsificas subscripciones o agregas sin su consentimiento a personas en las listas de correo de tu blog? Piénsalo bien, ésta no es una muy buena práctica. La gran mayoría de personas a las que has agregado arbitrariamente, al recibir un e-mail con las notificaciones de tus nuevos artículos, ni siquiera se lo miraran. Es más, muchos nos daremos de baja automáticamente de tu lista. Sin olvidarnos de la mala imagen que has causado en ellos, ¿qué pasa con tu reputación online?

Para finalizar, te cuento que este post es una reflexión sobre el email marketing que nace a raíz de lo sucedido en las últimas semanas: estoy recibiendo una cantidad interesante de notificaciones vía mail, de blogs propiedad de algunos colegas de profesión y de empresas de servicios o software hotelero, a las que yo nunca di mi consentimiento (ni me subscribí a sus blogs). No quiero dar nombres, pero si decirles que de esa manera lo único que conseguirán de mi parte, es que los vea como Spammers y los elimine de mi casilla. Al mismo tiempo, también les sugiero que no hagan lo propio en redes sociales, porque también dejare de seguirles o les eliminare de mis círculos o listas. Recuerden: el que avisa no es traidor.

Foto (Business man to rage and flame in head): Shutterstock

Y tú ¿tienes alguna experiencia con el Spam que quieras contarnos?

Déjanos saber tu opinión. Y si te gustó ¡Compártelo!

José Facchin

Soy Profesor y Consultor de Marketing Digital, especializado en Marketing de Contenidos y Posicionamiento SEO. Cuento con un grado de Analista de Sistemas de la Información y un Posgrado de Relaciones Públicas e Institucionales. Me considero un apasionado de la tecnología y del mundo de los negocios digitales, temas a los que he dedicado este blog. Además, he creado mi propia agencia de Marketing llamada “JF-Digital” y Co-fundado la escuela de negocios Online "Webescuela" en Barcelona.



También te puede interesar...

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA POLÍTICA DE PRIVACIDAD DEL BLOG DE JOSÉ FACCHIN

José Facchin, como responsable de tratamiento, solicita tu consentimiento para moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligaci´n legal. En todo caso, los datos que nos facilitas estén ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo "Privacy Shield". Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, escribiendo a [email protected], como se explica en la política de privacidad completa. Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

11 Comentarios

  • teenvio.com (@teenvio)

    Responder

    Otro aspecto importante a destacar son los riesgos legales que corremos cuando incorporamos contactos que no han dado su permiso para que les enviemos información comercial. Hace ya un tiempo hicimos un post bastante coloquial explicando lo mínimo que se debería conocer de LOPD y LSSI. Lo compartimos por si a alguien le interesa: http://www.teenvio.com/es/consejos/lopd-lssi-email-marketing/

  • Karolina Mailify

    Responder

    ¡Totalmente de acuerdo, José! Es mucho más rentable crear su propia base de datos y que ésta sea «limpia» y no comprada. Mailify es una aplicación de email marketing y solo trabajamos con clientes que envían a contactos cuyas direcciones consiguieron de forma honesta. Recibimos muchos emails ofreciendo direcciones a cambio de dinero, desgraciadamente se sigue relacionando el emailing con estas prácticas…¡Un saludo!

    • José Facchin

      Responder

      Muchas gracias por el comentario.
      Un saludo 🙂

  • Daniel I. Krichman

    Responder

    Es un tema algo vidrioso, según lo veo. En cierta ética del capitalismo todo lo que no está explícitamente prohibido no es ilegal. En esto hay muchos vacíos legales y manejos discrecionales de parte de algunos operadores importantes. Por ejemplo: uno de mis proveedores de hosting te toma todos los mails que detecta que tienes y los agrega a su lista de mailing para comercializarlos. Si protestás por eso, te consideran beligerante y eso afecta la «buena voluntad» del soporte técnico (¿que parezca un accidente?)…

    Si ves el manejo de las listas de Google (que yo uso) está muy restringida la carga de datos y obligatoriamente debe incluirse una dirección de des-suscripción… Pero ¿cuál sería la diferencia? cargas arbitrariamente los correos y los usuarios tienen que desuscribirse.

    Del otro lado del mostrador, hay que decir que la sobreoferta de estímulos hace que la gente no sea demasiado propensa a suscribirse a aquello que le despierta algún tipo de interés. Y este hecho NO indica que no les interesa. En mercados como el nuestro, opera para reforzar esta tendencia, el bajo nivel general de alfabetización digital.

    Quedan para mencionar las malas prácticas en Twitter, por ejemplo: te agregan a un mashup y te enterás cuando el sistema se repone y avisa a los autores de los contenidos. O te piden que lo sigas y te mandan un DM ofreciéndote sus productos, que no se puede responder por la misma via porque ellos no te siguen…

    Como sea, celebro que podamos hablar de estos temas abiertamente.
    Saludos cordiales desde Rosario, Argentina.

    • José Facchin

      Responder

      Muchísimas gracias Daniel por compartir tu visión personal del tema.
      Un saludo 🙂

  • Consuelo Gargantilla

    Responder

    Hola José:
    No puedo estar más. Como profesionales no podemos negar la utilidad de las campañas de emailing, pero siempre con buenas prácticas. Practicar spam, a la larga, y no tan a la larga, sólo nos traerá problemas.
    Un saludo y felicidades por tu post.

    • José Facchin

      Responder

      Totalmente de acuerdo.
      Gracias Consuelo por tu comentario.
      Un saludo 🙂

  • Jorge Bono

    Responder

    Excelente y punto. Admiro la profesionalidad y sin duda alguna por esto y mucho más te admiro.

    • José Facchin

      Responder

      Muchas gracias Jorge 🙂
      Un abrazo.

  • VICTOR MANUEL MARTIN

    Responder

    Hola José. Yo puedo decir que he hecho esto en mi lanzamiento de mi blog. Cogí correos que tenía en mi correo personal y los inscribí. Eran amigos, compañeros. …. pero hice una cosa mi primer post fue explicando q los había inscritos y que podían darse de baja. Se que no está bien. Sólo con ver las personas que entran en el blog por medio de las inscripciones me doy cuenta de que no merece la pena pero por empezar un blog no es fácil y al principio tiras de los más allegados. Lo bueno q poco a poco se van dando de baja y eso hará que la lista sea más real. Espero ayudar al q empieza para que no comer a el mismo error que cometí Yo.

    • José Facchin

      Responder

      Hola Víctor,
      Al principio del blog, yo también estuve tentado… pero al final no lo hice. Tus amigos, tarde o temprano, si les interesa tu contenido o te quieren echar una mano en viralizar, se suscribirán solos.
      Además, esto es lo mismo que pasa en redes sociales. Cantidad por cantidad, sin calidad, no te servirá de mucho. Tengo un nuevo cliente que tiene una cuenta de Twitter con más de 11.000 seguidores y me dice que no tiene trafico a su web ni a su tienda online desde su cuenta. Al analizar su perfil, caemos en la cuenta de que no tan solo está haciendo un trabajo de marketing muy pobre, sino que la gran mayoría de esos 11 mil seguidores no son parte de su público objetivo.
      Aunque te felicito por aprender de tus errores. 🙂
      Un saludo.

Share This